2.10.13

Alkasbah, restaurante tetería árabe

¿Conoces Alkasbah? Justo al lado de Palacio Valdés, al comienzo de la calle, en Ruiz Gómez se encuentra este rincón que aporta un toque diferente a ART Street. Hoy os descubrimos un poco más sobre lo que se puede encontrar en este lugar, miembro de este proyecto artístico-cultural.

ALKASBAH, palabra árabe que da significado a construcciones fortificadas que en su mayoría tuvieron un carácter defensivo, pero que también albergaron edificaciones civiles poseedoras de grandes lujos en su interior, donde sus anfitriones agasajaban con gran detalle y amabilidad a sus invitados, no dejando que se sintieran extraños.

Esto es lo que nosotros pretendemos alcanzar a la hora de recibir a nuestros clientes. Hacerles sentir cómodos en un ambiente cálido y acogedor que les transporte a las Mil y una noches; donde todo invita a disfrutar de una velada en la que además de degustar sabores exóticos y diferentes, encontremos el espacio idóneo para deleitarnos con una sobremesa tranquila, con aromas que nos transporten a un mundo de sensaciones nuevas y donde la tertulia distendida sea nuestro objetivo. Para ello nos acompañaremos con un buen té y unos dulces tradicionales, y por qué no, con un narguile. Esperamos que esta sea su sensación.

Déjense tentar por los tajines, saboreen un verdadero cuscús, degusten uno de los maravillosos dulces... ¡Déjense guiar en un viaje culinario con carácter!

La mesa árabe siempre otorga protagonismo a la palabra coloquial y los juegos del paladar terminan acompañándola como una música de fondo.

Nordin en Alkasbah
Dice un proverbio marroquí: "Durante toda su vida, el hombre intenta volver a encontrar la cocina de su madre, y la mujer, el perfume de su padre". 

Para el árabe es sagrado brindar hospitalidad, agasajar desinteresadamente, hacer sentir muy bien a su huésped.

Al arte de cocinar se le dedican muchísimas horas al día. Por lo general, son las mujeres las que tienen a su cargo esta tarea. El hombre por su parte, se ocupa de buscar y conseguir las delicadezas e insumos que la cocina requiera.

Los hábitos alimenticios difieren también mucho de los occidentales. Al desayuno se le concede importancia como medio para cargar la energía necesaria para una larga jornada. Un desayuno clásico incluiría té, café, leche,jugos. Como platillo caliente se serviría "foul mdammas" (habas cocidas, sarteneadas en aceite de oliva con ajo, tomates frescos y condimentos), o bien huevos revueltos con carne picada salteada con cebolla de verdeo y especias. Nunca faltará el pan en abundancia. También encontraremos queso feta, aceitunas negras, ricota, miel, dulces caseros, manteca, laban,shan clísh quesillos macerados en aceite de oliva y especias) y,  por supuesto, frutas naturales.

El almuerzo es intrascendente, compuesto generalmente por caldos o cremas frías en verano, y potages en invierno.

La cena es la comida verdaderamente importante del día. Se acostumbra servirla temprano y, siempre que el clima lo permita, se privilegia cenar a cielo abierto. En general, en la cena hay mucho tiempo destinado al epílogo del día: comer en familia o con amigos, disfrutando todo lentamente para darle lugar al sahra (sobremesa), hábito muy arraigado en el mundo árabe. Con el ritual del café o té verde , con el anís, con el narguile, la charla, los cuentos y las historias...

Esperamos que esta pequeña introducción les acerque un poco más a una cultura a la vez tan lejana y cercana a nosotros/nosotras.

Si queréis conocer más sobre este lugar, os invitamos a contactar a través de:

Alkasbah, Restaurante Tetería Árabe
Calle Ruiz Gómez 15, 33402 Avilés 
Teléfono: 633 780 598
Facebook